Mejorar el estrés en personas muy estresadas y ocupadas

Mejorar el estrés en personas muy estresadas y ocupadas

434
0
Compartir
mejorar el estres que sufren personas ocupadas

Hoy te hablaré de una pandemia propagada por todos sitios y que está afectando a la mayoría de las personas. Se trata del estrés.

El estrés, “eso” que a día de hoy está tan de moda y que tanta gente padece…. Pero, ¿realmente conocemos el estrés? ¿O es una simple moda que como la tiene mi vecino, mi amiga o mi cuñado, yo también tengo que tenerlo? Aquí te explicaré lo que necesitas saber y qué herramientas necesitas para terminar con él.

Empecemos con las causas. Como todo en esta vida, ha de tener un origen, una causa… algo por lo que comienza. Las principales son éstas:

 

  • Todo lo nuevo y desconocido nos provoca estrés.
  • Exceso de trabajo y/o responsabilidades que no somos capaces de manejar.
  • Querer controlar a los demás.
  • Enfrentarnos a situaciones que se nos presentan y no nos gustan.

 

– EL ESTRÉS CAMBIA NUESTRO CARÁCTER –

Dejándonos dominar por esto, cambiamos nuestra forma de ser y actuar. Cuando una persona tranquila, de buen humor y buena actitud sufre una situación de estrés y ve que no puede dominar, lo que hace es cambiar el carácter. Cuando soportamos mucho estrés nos volvemos personas irritables y agresivas. Y, la mayoría de veces, quien se traga ese mal carácter son las personas que más queremos.

Sería muy conveniente poder decirles de dejar la conversación para otro momento ya que lo único que vamos a decir no lo sentimos realmente, porque es producto del estrés.

Y es que el estrés no es en absoluto beneficioso para nuestro organismo. De momento te diré que provoca algunos problemas en nuestros quehaceres diarios. Quien lo padece se llega a convertir en una persona amargada y el estrés puede afectar a su salud. Por no decir que recurre al tabaco, la bebida, tranquilizantes, etc. Que le calman temporalmente.

El perfil de la persona estresada es: persona muy ocupada, sin tiempo para el deporte y la alimentación saludable, duerme poco y las preocupaciones hacen que duerma mal. Ni siquiera tiene tiempo para ir al médico cuando lo necesita.

De este modo lo que ocurre es que se daña su salud:

  • El estrés y el corazón. El estrés y las enfermedades del corazón están muy ligados. Cuando hay mucho estrés, aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca, las paredes de las arterias se dañan y cicatrizan. Dando como resultado el engrosamiento de las arterias y la reducción de la sangre y oxígeno al corazón.
  • El estrés (o mejor dicho, sus hormonas) aceleran el corazón con el fin de aumentar el suministro de sangre a los músculos. Pero los vasos sanguíneos se pueden haber estrechado porque haya habido mucho estrés. Resultado: el paso es estrecho, tanto que no es bastante para que llegue la sangre al corazón. Aquí viene el infarto!
  • El sistema inmune y el estrés. Al igual que al corazón también afecta al sistema inmune, por eso nos resfriamos más. Aparte de que intensifica los síntomas de las enfermedades que tienen un componente autoinmune.

Sé consciente de los efectos que tiene el estrés en tu vida y utiliza las herramientas necesarias para reducirlo.

En mi opinión, existe una herramienta infalible contra el estrés, es la que yo considero la mejor, si conoces alguna otra me gustaría que me informaras sobre ello para así poder ampliar mis conocimientos.
Como te decía, considero que existe algo realmente beneficioso para el estrés, yo le llamo “antídoto para el estrés”. Se trata de la meditación.

Sabemos que la meditación es una solución para todos nuestros estados mentales. Es un método muy positivo para para estar saludable y tener mejor concentración.

Si aprovechas cualquier momento para relajarte y pensar cómo puedes mejorar tu vida, notarás cómo mejora. Verás recompensados tus esfuerzos ya que la meditación aumenta la capacidad de concentración.

Hay gente que medita 30 minutos por la mañana y por la tarde. Si tú también lo haces verás cómo tus días transcurren más tranquilos y menos tensos. Tómalo como un hábito Aprovecha cualquier momento y relájate, piensa en cosas positivas, aunque sólo sea durante 5 minutos. Verás que te produce grandes beneficios.

Es muy aconsejable tener la conciencia tranquila. A través de la meditación podemos darnos cuenta de qué estamos haciendo mal y también podemos cambiar o mejorar. Las cosas se ven de distinta manera si estamos tranquilos. Con la meditación se ordenan nuestros pensamientos y nuestro cuerpo consigue la relajación que es tan necesaria en esta vida.

Intenta mantenerte fiel a tus ideas. Si algo no marcha bien, tal vez es porque estás haciendo algo que no quieres. Párate a pensar por qué funciona mal. Crea preferencias en tu vida: tu familia, tus amigos, tú mismo, tu trabajo…  Ten presente que la meditación te permite pensar y sentir más fácilmente.

Personalmente, creo que no hay nada más vital para tu crecimiento personal que la meditación. Procura tener al menos 30 minutos diarios para relajarte.

Así recargarás tus pilas y podrás afrontar sin problemas tu día a día.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta